UN VENDEDOR EN TIEMPOS DE INTERNET

8:00 : Llego a la oficina y saludo a mi jefe.
8:02 : Prendo la computadora y me conecto a Internet.
8:04 - 8:40 : Leo los mails que me llegaron la noche anterior.
8:40 - 8:48 : Reenvío algunos de los mejores a la lista de correo.
8:48 - 8:50 : Reviso las cosas que tengo pendientes para hacer ese día.
8:50 - 9:50 : Navego por el web site de una revista que supuestamente sacó fotos inéditas de Jennifer López haciendo el amor con un perro.
9:50 - 10:00 : Hago un par de llamadas de trabajo.
10:00 - 11:00 : Cumplo la cita que tenía con mi última conquista en un chat. 11:00 - 11:05 : El jefe me llama para pedirme el último informe de ventas de la empresa. Dice que lo necesita en 15 minutos. Me pongo nervioso.
11:05 - 11:25 : Corro para terminar el dichoso informe en 15 minutos, cuando la idea era dedicarle al menos tres días!!!
11:25 - 11:59 : Vuelvo a entrar al chat y termino la charla que dejé inconclusa.
12:00 : Me salta un aviso en la pantalla sobre la llegada de un nuevo correo. Otro de la lista de correo.
12:01 - 12:30 : Nueva tanda de respuestas de los últimos mensajes de la mañana (valga aclarar que de los 20 que he recibido hasta ahora, 19 son personales y uno del jefe de personal de la empresa anunciando que se tomarán medidas drásticas para controlar la pérdida de tiempo de los empleados durante las horas de trabajo).
12:30 - 14:00 : Almuerzo
14:30 - 14:50 : Primera sesión de revisión del correo de la tarde.
14:50 - 15:30 : Tarde caliente: navegación interrumpida por mis páginas porno preferidas. Interrumpida por que cada vez que alguien se acerca a mi escritorio tengo que esconder mil acalorada búsqueda poniendo a funcionar una opción de emergencia que despliega cuadros estadísticos sobre toda la pantalla del computador en pocos segundos. Lo más difícil de esta táctica es controlar los banners porno que saltan sin avisar y sin parar.
16:00 : El jefe me manda llamar y me regaña por lo malo del informe que le presenté esta mañana. Me lo devuelve para presentarlo, y mejorarlo, al otro día.
16:05 - 16:35 : Ojeo el informe y lo pongo de primero en la lista de cosas que tengo pendientes por hacer. Otra tarea que queda para el siguiente día porque ahora...
16:35 - 17:00 : Participo en el foro on-line "¿Le parece justo tener tanto trabajo?". Tenía que hacerlo, pues es una buena forma de desahogarme sobre las injusticias que cometen las empresas hoy en día.
17:00 - 17:02 : Hago una llamada a un cliente. No está. Aparece en mi pantalla el aviso de que recibí un nuevo correo de chistes.com
17:03 - 18:03 : Sesión de intercambio de chistes, fotos, fotomontajes, colmos, las 100 razones por las que es mejor ser hombre que mujer..., relatos de la vida, etc., etc. con mis amigos. Es la parte que más disfruto de mi día, cuando ayudo a difundir esta sana costumbre del correo.
18:04 - 18:14 : Arreglo mi escritorio y me sirvo un cafecito.
18:14 - 19:00 : Busco en páginas de subastas, almacenes virtuales y cuanto sitio encuentro unas aletas para buceo que quiero comprar desde hace días y no he podido encontrar.
19:01 - 19:59 : Entro por última vez al correo. Respondo y mando nuevos mensajes para el día siguiente.
20:00 : Salgo de la oficina después de un arduo día de trabajo. ¡Es injusto que uno tenga que trabajar 12 horas al día! ¿No?

1 comentario:

Smith dijo...

Real como la vida misma.Genial.
Saludos